ojos

domingo, 4 de agosto de 2013

LETARGO VALLEKANO




La canícula trae consigo el desfallecimiento de mis neuronas. Gandulería, ociosidad, pereza... ¡¡¡¡Uffff!!!! Mis dedos se desconectan de las teclas. Mi mente se aplana. Mi cuerpo se deja llevar hacia el más puro y auténtico hedonismo. ¡¡¡¡Aaaahhh!!!! Que no, que no me apetece hacer nada. NADA. Excepto, como os digo, holgazanear en grado superlativo. Estoy en ello... y seguiré hasta el próximo setiembre. En lo único que pongo entusiasmo y saco todas las fuerzas para que lleguen hasta vosotros es en ENVIAROS BESAZOS Y CARIÑOS. Mi inspiración está de vacaciones y yo respeto su descanso. Kafeto, por supuesto, me acompaña, fiel y sumiso. La empatía es una de sus mayores virtudes cuando se trata de haraganear. ¡Somos tal para cual! Un último apunte: mi memoria sigue viva y, a pesar de todo lo que os he dicho, el próximo curso seguiré reivindicando la lucha contra todas las injusticias sociales (o de cualquier otra índole) que se nos han venido encima, con la colaboración inestimable de una pandilla de indeseables a los que todos ponemos nombres y apellidos. ¡Hasta pronto!