ojos

martes, 20 de enero de 2015

EL APOSENTO



El gato duerme plácido junto a la estufa recién encendida. Su respiración rodea la estancia como un muelle en semicírculo que irradiara oleadas de serenidad  a cada uno de los muebles que adornan el aposento.
El sofá donde reposa el gato está tapizado en tonos pastel. Ni gris, ni verde, ni rosa, ni violeta... solo en tonos pastel, que rodean la estancia como un muelle, en semicírculo.
Las paredes de la habitación donde reposa el gato, junto a la estufa recién encendida, aparecen cubiertas de cuadros al óleo vacíos de contenido. Ni grises, ni verdes, ni rosas, ni violetas... solo la tela transparente.
El gato bosteza, mientras arquea sus bigotes hasta rozarlos con el borde de la estufa recién encendida. El sofá se despereza de la presencia del gato. Los muebles guardan un respetuoso silencio para no molestar a los óleos vacíos de contenido que adornan las paredes.

Ni grises, ni verdes, ni rosas, ni violetas. Solo la tela transparente. Y el gato. El gato que vuelve a quedarse dormido junto a la estufa recién encendida.

domingo, 4 de enero de 2015

ENREDOS



Contra su voluntad
apartó los recuerdos
inexplicables
para desprenderse de ellos.
El miedo a indagar le había ganado la partida.