ojos

miércoles, 29 de febrero de 2012

CONCURSO DE LIBROS EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

http://ellastambienviven.blogspot.com/2012/02/concurso-en-el-blog-por-el-dia.html


Nuestra amiga Pilar Muñoz ellastambienviven.blogspot.com va a regalar dos ejemplares de su libro "ELLAS TAMBIÉN VIVEN.Relatos de mujer" para conmemorar el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER (8 de marzo). Animaos a participar en el concurso porque el premio lo merece. 

AGUA

"Hasta el agua que nada espera, brota esperando alguna sed"
Antonio Gala




No sé si os lo he contado
pero yo estoy segura de que en algún lugar
nacen palabras de voces transparentes,
como el agua que brota
para apagar la sed;
se escriben historias sin mancharse
la boca y las entrañas de...

... ¡Ah! Sí... os
estaba diciendo
cómo vi la otra noche cantar a una nube
y se me empaparon los ojos de... ¡Vaya,
me olvidé!
No importa. Sabed
que los locos, las muñecas, las carpas y
los espantapájaros
vienen todas las mañanas a buscarme
a mi desván... ¡Esta memoria!

... y les quito las bufandas a las perchas
para unirlas con mi aliento porque
siento frío al ver las lavadoras
en los escaparates
y me duelen los oídos... ¡No tengo remedio!

Una
otra y
otra vez me
dan brin
cos las ideas...
porque aún aguardo, como el agua,

crear
sobre una catarata de versos vivientes
el cuadro que renueve la sangre envejecida;
brotar
de la espesura de los bosques
con fuerza cristalina;
pintar
sobre las manos extendidas
retratos que traigan sonrisas,
paisajes, gotas de viento.

Poesía incluida en "Álamos", poemario editado en 1989

domingo, 26 de febrero de 2012

JUGLARES y ROMANCES

Parece ser que en 1116 aparecen los juglares por tierras de León. Eran personajes de origen humilde, cómicos ambulantes,  que se dedicaban a hacer juegos malabares, a contar chistes (bufones) o a tañer instrumentos sencillos; también recitaban los versos que componían los trovadores: los romances. Comenzaron a recogerse y publicarse a mediados del s. XV. Hasta nuestros días han llegado montones de romances que han recogido estudiosos del género. En este espacio voy a tratar de recordar algunos de ellos.  


El primer recuerdo que traigo del folklore castellano lleva por título Me casó mi madre. Habla sobre la vieja costumbre del casamiento por conveniencia. 


Me casó mi madre chiquita y bonita

con unos amores que yo no quería.

La noche de novios entraba y salía

Le seguí los pasos por ver donde iba,

y le veo entrar en ca su querida.

Me puse a escuchar a ver que decían,

y oigo que le dice: -"Palomita mía,

a ti he de comprarte sayas y mantillas,

y a la otra mujer palo y mala vida".

Me fui para casa triste y afligida;

púseme a cenar, cenar no podía;

púseme a cocer, cocer no podía;

me puse a rezar, rezar no podía;

me puse al balcón por ver si venía.

Ya escuché sus pasos por la calle arriba.

Llegóse a la puerta llamando decía:

"Ábrame la puerta, abre vida mía,

que vengo cansado de ganar la vida".

-Tú vienes, traidor de ver la querida;

bien te oía decirle: -"Palomita mía,

a ti he de comprarte sayas y mantillas, 


 y a la otra mujer palo y mala vida"

            La versión musical que he encontrado difiere bastante en la forma, no en el fondo de la historia.
http://www.youtube.com/watch?v=yLiEMbWiXn4    CANTA:  NUESTRO PEQUEÑO MUNDO

viernes, 24 de febrero de 2012

ANGELILLO

Ángel San Pedro Montero (Angelillo), cantaor. Su revelación se produjo a la edad de 14 años en un concurso que ganó en su barrio, y el mío, el Puente de Vallecas, cuyo premio fue una moneda de diez duros. Fue uno de los cantantes de copla más populares de España durante los años 20 y 30. Aquí traigo una de sus creaciones más escuchadas, Milonga de La hija de Juan Simón. Al terminar la Guerra Civil hubo de tomar el camino del exilio, lo mismo que otro de los grandes copleros de aquellos años, Miguel de Molina, aunque por distintos motivos. Miguel era homosexual y Ángel, republicano.  Volvió en 1954 para trabajar junto a Juanito Valderrama y Antonio Molina que le admiraban mucho. Murió en Buenos Aires en 1973.

Esta milonga pertenece a una obra musical, de escaso éxito, que lleva el mismo nombre y debió de estrenarse antes de 1925.  Sus autores: Daniel Montorio Fajó (música) y Mauricio Torres García (letra).  

Cuando acabé mi condena 
viví muy solo y perdido
ella se murió de pena y yo
que la causa he sido sé que murió siendo buena
ella se murió de pena y yo
que la causa he sido sé que murió siendo buena.

La enterraron por la tarde
a la hija de Juan Simón
y era Simón en el pueblo
y era Simón en el pueblo ¡ay!,
el único “enterraor”.

El mismo a su propia hija
al cementerio llevó
y el mismo cavó la fosa
y el mismo cavó la fosa murmurando una oración.
Y como en una mano llevaba la pala
y en el hombro el azadón
sus amigos le preguntan
y todos le preguntaban, ¡ay!
¿de dónde vienes, Juan Simón?

Soy “enterraor” y vengo
Soy “enterraror” y vengo
soy “enterraror” y vengo, ¡ay!
de enterrar mi corazón.
+++

(ligeras variantes)

La enterraron por la tarde
a la hija de Juan Simón
y era Simón en el pueblo
y era Simón en el pueblo ay,
el único “enterraor”.

En una mano llevaba la pala
Y en la otra el azadón.
Él mismo cavó la fosa
Y a su propia hija enterró.
La gente se preguntaba
¿de dónde vienes, Juan simón?

Soy “enterraor” y vengo
de enterrar mi corazón. 


http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=Qs0mkNACtrQ   CANTA: ANGELILLO, en una escena de la película "La hija de Juan Simón" (1935).

miércoles, 22 de febrero de 2012

LAPIZPLUMAPAPEL



Doy la bienvenida a un nuevo bloguero, mi amigo Pablo. Os invito a todos a visitar su rincón lapizplumapapel. Estoy segura de que descubriréis un mundo enriquecedor y con múltiples facetas dentro del mundo de las artes. Animaos. No os defraudará.  

martes, 21 de febrero de 2012

DON CARNAL

Don Carnal salió a dar un paseo por las calles de Madrid en la noche del sábado. A pesar de los malos presagios, o quizás por ellos, las gentes arden en deseos de divertirse, de gritar a los cuatro vientos sus pesares y desalientos, de apoderarse de todos los espacios vitales que encuentren y transformarlos por unas horas en legítima recompensa al mal humor y al cotidiano sinsabor que se nos ha instalado en nuestras vidas, como una pesadumbre errante, durante los últimos meses.  Don Carnal salió a la calle y yo me fui en su busca. 


La noche bullía entre chirigotas deslenguadas, piratas sin patas de palo, principitos sin sombrero donde esconder su serpiente boa y mariantonietas con la cabeza a punto de rodar. De pronto, me di cuenta de que no iba vestida adecuadamente. Todo el mundo se adornaba con disfraces; las caretas invadían aceras, pasos de cebra, calzadas despejadas de vehículos rodantes; grandes y ostentosos aderezos adornaban a padres e hijos, parejas y amigos, grupos de desconocidos hermanados por una noche para disfrutar con el paroxismo colectivo. 


Me detuve ante un gran escaparate y busqué en su interior. Pero el lugar aparecía desierto. Distinguí algunos maniquíes que permanecían en el fondo de la tienda, junto al mostrador. Estaban desnudos. Aquello me resultó raro porque el establecimiento tenía las luces encendidas aunque no había señales de presencia humana. Como soy gata curiosa, empujé la puerta con intención de entrar. Fracasé. Se hallaba cerrada a cal y canto. Lejos de rendirme, no podía integrarme en la fiesta colectiva sin una adecuada ornamentación, comencé a golpear los cristales mostrando gestos inequívocos de querer romper aquella barrera que me separaba de mi repentino antojo. Volví a fracasar. Una luna blindada, sin duda, contra la que mis limitadas fuerzas se estrellaron en vano. Muy a mi pesar, me di por vencida. Eché un vistazo a los alrededores. Las calles eran un enjambre de máscaras, lentejuelas, antifaces y cuerpos danzantes derrochando júbilo profano y lujurioso. Decepcionada, me quedé mirando al escaparate unos instantes... y entonces, le vi. Sí. Era él en carne y disfraz. Apareció entre los maniquíes, irreverente y libertino y me lanzó un guiño centelleante y vivaz. Don Carnal salió a la calle y yo me fui tras él.



jueves, 16 de febrero de 2012

ESTABA EL SEÑOR DON GATO...

Kafeto me tiene un poco preocupada. Lleva varios días muy callado, en su mundo, poco comunicativo. El caso es que si le hago una caricia, me responde con ronroneos, y si le propongo jugar lanzándole una de sus pelotitas de papel albal a lo largo del pasillo, sale corriendo detrás de la bolita plateada y se enreda con ella durante unos segundos. Pero, insisto, no es el mismo de siempre.

Me da qué pensar este ensimismamiento porque mi gato suele ser dicharachero y parlanchín. Cuando vuelvo a casa, vivo en un cuarto piso, ya  escucho desde los peldaños del primero sus maulliditos de impaciente bienvenida. Y mientras introduzco la llave en la cerradura, desde detrás de la puerta los "miauuuuuusssss" se van haciendo más sonoros e insistentes. Este mediodía, Kafeto  ha salido a recibirme en silencio. Los ojos aún más brillantes y cristalinos que de costumbre. Las orejas más erguidas. Los andares, entre melancólicos y desafiantes. 

Llevo toda la tarde dándole vueltas y vueltas al asunto. Por su salud no temo porque come y duerme de maravilla. Como diría el mejor de los veterinarios, sus constantes vitales son excelentes. Cierto es que sus instintos reivindicativos y solidarios le tienen ocupado y ya anda rumiando su próxima salida... pero, no. Aquí no radica la causa del embelesamiento del minino. ¡Claro... esa es la palabra, embelesamiento! ¡Qué tonta! ¿Cómo no se me ha ocurrido antes? Kafeto tiene todos los síntomas de algo que, tarde o temprano, nos ha ocurrido a todos. Está subido en su nube... tontorrón... se pone farruco si le molesto... 

Presiento que ahora me toca lo más difícil y eso que el micho ya pasó la adolescencia. Si es complicado abordar a un hijo (sí, en masculino, que entre madres e hijas el momento es algo menos apabullante)  para preguntarle por un posible enamoramiento, no va a ser menos dificultoso tratar de hurgar en la intimidad sentimental de un gato, aunque sea con la mejor de las intenciones.

Después de darle vueltas, y más vueltas, para pronunciar la frase adecuada que inicie entre nosotros la conversación que nos llevará a confidencias más íntimas, lo único que se me ocurre es dejar el embrollo para otro día.  Roja como un tomate, me desplomo sobre el sofá. Miro a Kafeto, pero él no me devuelve la mirada. Hundida, fracasada por mi impericia en estos aconteceres, cierro los ojos y busco en la relajación la forma de poner un punto y aparte a estos tragos tan cotidianos como fastidiosos.

Medio restablecida del sofocón, me incorporo y busco la presencia de mi gato. Echo un vistazo a la habitación y no lo encuentro... ¡Qué tonta! exclamo de nuevo. Y de nuevo me asomo a la ventana y veo a Kafeto camino de la parada del autobús, donde le espera una preciosa gata negra, de ojos pardos y cara redondeada y picarona.

miércoles, 15 de febrero de 2012

MIENTRAS TE QUEDAS SOLA

(Algunas veces he visto volar sobre mi piel
los ojos ausentes del alcor desde el camino)


Cuando me hables
solo cuando me hables 
de la tristeza con las tardes en tus ojos
hundiré en la espuma del mar tus palabras
para que nazcan de tu boca las palomas
como aves sin proyectiles
como campos de añil trenzados por la paz.


Mientras te quedas sola
es el tiempo de estallar los silencios
de beberse de un trago la contumaz nostalgia
y desaparecerla...
y desaparecernos
mezcladas entre nubes de delicadas crestas
de horas que nos brindan la libertad de ser
todo lo que quiera regalarnos el espacio.


Cuando vengas a hablarme
de los álamos rotos en el pleno disfrute
te diré que no es cierto
cambiaré tu argumento por historias celestes
y querré que descansen junto a ti mariposas
astros cantores
luces rebeldes de menudas presencias.


Y si vuelves a hablarme
de todos esos años que son distancia gris
sacaré del espejo mil ramos de sonrisas
para que las escuches
mientras la calma deshoja atardeceres
y el tiempo aprende a cambiar tus silencios
por cantos encendidos de serena armonía.


Versos incluidos en mi  poemario "Álamos" editado en 1989 por EDICIONES ÁLAMO
VERDE

martes, 14 de febrero de 2012


Estupenda reseña la que ha realizado en su blog nuestra compañera Margari, http://mislecturasymascositas.blogspot.com/ del libro de relatos "La sombra de las horas" escrito por Luis Miguel Morales (Román) http://lasombradelashoras.blogspot.com/p/la-sombra-de-las-horas.html y editado por Editorial Círculo Rojo. Os animo a visitar el blog, a leer la reseña... y a disfrutar con el libro.

lunes, 13 de febrero de 2012

COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO

Esta Joya llega desde Argentina. 
Atahualpa Yupanqui escribió los versos 
y Jorge Cafrune puso su voz y su guitarra.

PAYADOR: Arg., Bol., Chile y Ur. Cantor popular que, acompañándose con una guitarra y generalmente en contrapunto con otro, improvisa sobre temas variados.





Con permiso voy a entrar aunque no soy convidao
pero en mis pagos un asao no es de naide y es de todos
yo voy a cantar a mi modo después que haya churrasqueao.

Yo se que muchos dirán que peco de atrevimiento
si largo mi pensamiento pal rumbo que ya elegí
pero... siempre he sido así, galopiador contra el viento.

La sangre tiene razones que hacen engordar las venas
pena sobre pena y pena hacen que uno pegue el grito
la arena es un puñadito, pero hay montañas de arena.

No se si mi canto es lindo o si saldrá medio triste
nunca fuí zorzal ni existe, plumaje mas ordinario
yo soy pájaro corsario que no conoce el alpiste.

Vuelo porque no me arrastro, que el arrastrarse es la ruina
anido en árbol de espina lo mesmo que en cordillera,
sin escuchar la zonzera del que vuela lo gallina.

No me arrimo así nomá, a los jardines floridos
sin querer vivo alvertido pa no pisar el palito
hay pájaros que solitos se entrampan por presumidos.

Aunque mucho he traqueteao no me engrilla la prudencia
es una falsa experiencia vivir temblándole a todo
cada cual tiene su modo, la rebelión es mi ciencia.

Yo soy de los del montón, no soy flor de invernadero
igual que el trébol campero crezco sin hacer barullo,
me apreto contra los yuyos y así lo aguanto al pampero.

Acostumbrao a las sierras yo nunca me se marear
y si me siento  alabar me voy yendo despacito,
pero aquel que es compadrito paga pa hacerse nombrar.

Si me dicen señor agradezco el homenaje
mas soy gaucho entre el gauchaje y soy nadie entre los sabios
y son para mi los agravios que le hagan al paisanaje.

La vanidad es yuyo malo que envenena toda huerta
es preciso estar alerta manejando el asador
pero no falta el varón que la riega hasta en su puerta.

El trabajo es cosa buena, es lo mejor de la vida
pero la vida es perdida trabajando en campo ajeno
unos trabajan de trueno, y es para otros la llovida.

El estanciero presume de gauchismo y arrogancia
el cree que es extravagancia que su peón viva mejor,
mas no sabe ese señor que por su peón tiene estancia.

El que tenga sus reales hace muy bien en cuidarlos
pero si quiere aumentarlos que a la ley no se haga el sordo
que en todo puchero gordo los choclos se vuelven malo.

Yo vengo de muy abajo y muy arriba no estoy
al pobre mi canto doy y así lo paso contento
porque estoy en mi elemento y ahí valgo por lo que soy.

Cantor que canta a los pobres ni muerto se ha de callar
pues ande vaya a parar el canto de ese cristiano,
no ha de faltar el paisano que lo haga resucitar.

Si alguna vuelta he cantado ante panzudos patrones
he picaneao las razones profundas del pobrerío
yo no traiciono a los míos por palmas y patacones.

Si uno canta coplas de amor, de potros, de domador,
del cielo y de las estrellas
dicen que cosa mas bella, si canta que es un primor!

Pero si uno como Fierro por ahi se larga opinando
el pobre se va acercando con las orejas alertas
y el rico vicha la puerta y se aleja reculando.

Tal vez alguien haya rodao tanto como rodé yo
pero le juro créamelo!, que ví tanta pobreza
que yo pensé con tristeza, Dios por aquí y no pasó.

Nadie podrá señalarme que canto por amargao
si he pasao las que he pasao quiero servir de advertencia
el rodar no sera cencia, pero tampoco es pecao.

Amigos voy a dejarlos
está mi parte cumplida
en la forma preferida de una milonga pampeana
canté de manera llana ciertas cosas de la vida.

Ahura me voy no sé adonde
pa mí todo rumbo es bueno
los campos con ser ajenos los cruzo de un galopito
guarida no necesito yo se dormir al sereno.

Y aunque me quiten la vida
o engrillen mi libertad
o aunque chamusquen quizá
mi guitarra en los fogones
han de vivir mis canciones en el alma de los demás.

No me nuembren que es pecao
y no comenten mis trinos
yo me voy con mi destino pal lao donde el sol se pierde
tal vez alguno se acuerde que aquí cantó un argentino.


http://www.youtube.com/watch?v=FO1TFkaC2Ws       CANTA JORGE CAFRUNE

viernes, 10 de febrero de 2012

EL POTRO QUE NO SABÍA GALOPAR

 Bolero es un gran campeón. Como lo fue su padre. Como lo fue su abuelo. Por eso, su nombre completo es Bolero III. En algunos deportes, al igual que en las dinastías reales,  es costumbre añadir al nombre el número que le corresponde según el orden de llegada a este mundo. Bolero se conoce de memoria todos los hipódromos del mundo. Ha corrido, y ganado,  los más importantes premios del mundillo de los caballos. Para hacer una comparación que todos entiendan, este fabuloso campeón es como si fuera el Rafa Nadal de la hípica. Algunos entendidos comentan que uno de sus antepasados fue Bolerum, otro campeón de las carreras de cuadrigas, allá en la época de los romanos. 



Pero como no tengo cerca ningún libro de la Historia Ecuestre y, a lo mejor me equivoco en algo, mejor dejamos esto para otro momento.

Nada más nacer, el potrillo destacó entre los suyos por ser el más travieso de las cuadras. No dejaba títere con cabeza, que quiere decir que se metía en todos los charcos, que significa que era un revoltoso y un “broncas”. No paraba quieto ni un segundo. Tan pronto invadía la cuadra vecina y se zampaba toda la ración de alfalfa, como lo veías mal correr detrás del primer escarabajo que se le cruzaba por el camino. Como era tan torpe, porque Bolero era un potrillo torpón y lento de narices, todos los escarabajos, y otros pequeños insectos o criaturas corredoras, se escapaban sin dificultad de sus persecuciones. Tan lento era que su dueño siempre le reñía y le amenazaba con venderlo: “¡Nunca llegarás a ser el mejor caballo de la cuadra!” Pero a Bolero lo único que le interesaba era jugar y jugar. Era hijo y nieto de campeones y eso le bastaría para llegar a la fama sin ningún esfuerzo.
Al cabo del tiempo, Bolero tuvo que demostrar que llevaba sangre campeona en sus venas. Su primer entrenamiento fue un gran fracaso. Apenas corrió 25 metros, cayó agotado sobre la pista todo lo largo que era. En el segundo intento duró 10 metros y medio… y ¡zas! de nuevo se tumbó en la hierba con las patas temblorosas y sin fuerza.
-        ¡No lo entiendo! Si llevo sangre campeona en mis venas ¿por qué debo entrenar para ganar carreras? ¡Qué pereza!


De mal humor y a regañadientes, el pequeño aprendiz fue llevado a una granja cercana. Era su última oportunidad. Allí conoció a Zapatilla, una potrilla joven como él; traviesa, como él. Sin embargo, entre los dos había una gran diferencia. Mientras Bolero torcía el gesto, relinchaba enfadado y trataba de huir de todo aquel que le quisiera llevar a la pista de entrenamiento, Zapatilla trotaba contenta y feliz cada vez que escuchaba la campanilla que daba inicio a sus experimentos como futura campeona. ¡Qué maravilla! ¡Cómo disfruto corriendo por estos campos! ¡Es una gran suerte aprender un oficio y divertirse con ello!
Zapatilla y Bolero se hicieron grandes amigos. Aprendieron juntos a galopar. Juntos recorrían a diario kilómetros y kilómetros sin sentir el más mínimo cansancio. Bolero estaba desconocido. ¡Qué bien se lo pasaba al lado de su amiga Zapatilla! Y de aquí en adelante todo fue mucho más fácil. Bolero llegó a ser el gran campeón que hoy es a base de esfuerzo, tesón, alegría…  y ¡por supuesto! de los ánimos que siempre le daba su querida Zapatilla.




COMENTARIO FINAL: Zapatilla también es hoy una gran campeona, pero el protagonista de este cuento es Bolero.  El cuento de Zapatilla lo escribiré más adelante.


                                                                                 F I N

P.D.   Relato con dedicatoria especial para Marta, la peque de Margari.

AL ALBA

Hermosa y triste es la Joya que traigo hoy. El creador de música y letra es Luis Eduardo Aute. Esta es una de sus canciones más significativas.

Si te dijera, amor mío,
que temo a la madrugada,
no sé qué estrellas son éstas
que hieren como amenazas
ni sé qué sangra la luna
al filo de su guadaña.

Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.

Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.

Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas,
no te destroza, amor mío,
esta silenciosa danza,
maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana.

jueves, 9 de febrero de 2012

TRIBUNAL SUPREMO. SALA II


Desde mi profundo respeto a la verdadera Justicia, a la Ecuanimidad de los jueces imparciales, a la Imparcialidad de los magistrados ecuánimes, a la rectitud y razonamiento justo de los jurados populares... ¡¡NO PUEDO ACATAR UNA SENTENCIA DICTADA CON VILEZA, PREVARICACIÓN, ENSAÑAMIENTO Y ALEVOSÍA!! Qué mal camino llevamos, Kafeto.

EL SANT JORDI BLOGUERO

Nuestra amiga Kayenna nos brinda una estupenda idea para celebrar EL DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO, con la tradición catalana (cada vez más extendida en toda España) de regalarnos entre los blogueros un libro y una rosa. 

           http://kayenalibros.blogspot.com  

Animo a participar a todo el mundo porque creo que será una experiencia fantástica y muy amena. 

El libro que voy a regalar es mi poemario "A la hora del pan con chocolate" (veinte retratos de la infancia). Su contenido lo habitan veinte poemas cortos o escenas de mi infancia en las que relato mis recuerdos, emociones y sentimientos en una época llena de claroscuros y de aromas impregnados de nostalgias y sueños por cumplir. En su mayoría, son experiencias vividas junto a mi abuela Jacinta, a quien va dedicado el texto. 




martes, 7 de febrero de 2012

LO PÚBLICO

Noto a Kafeto la mar de alterado. Lleva unos días inquieto, mohíno, con sus morritos medio retorcidos en una mueca de disgusto. Él es consciente de que los empleados públicos no gozan de buena prensa. Por desgracia, la herencia franquista les ha dejado un lastre de antipatía (ganada a pulso durante los años negros del dictador)  por parte de una mayoría de ciudadanos, que resulta muy difícil de arreglar. Para colmo, El pobrecito hablador (más conocido por Mariano José de Larra) ya se había encargado, a través de sus artículos, en el siglo XIX de sentar un precedente pelín negativo hacia un colectivo que yo no dudo que por aquellos años disfrutara de grandes privilegios.

Cuando converso con él, le digo que no se preocupe, que ahora ya no es igual, que lo del "vuelva usted mañana" se ha solucionado gracias a Internet y que lo de las caras agrias tiene remedio porque existen hojas de reclamaciones para protestar contra todo aquel que se ponga farruco detrás de un mostrador o a través de una ventanilla. También le hago saber que lo público no solo se refiere al entramado burocrático de mover papelotes de acá para allá. A lo público pertenecen los profesionales de la Sanidad, de la Educación, de los Cuerpos de Bomberos, etc., etc. Gentes que cuidan de nuestro bienestar, nuestra salud y nuestro futuro, sin que los que viven de un modesto sueldo tengan que desembolsar más dineros que los que marcan las leyes de la Hacienda Pública, es decir, los impuestos. 

Mientras yo le estoy dando a conocer todo esto a mi gato, él vuelve la cabeza, airado. Diríase que  su melena ha sufrido una descarga de cien mil voltios y que su dignidad está a punto de ser devorada por las fauces implacables de un Decreto Ley. Kafeto ha escuchado por la radio que esta tarde en Madrid hay convocada una manifestación en defensa de los Servicios Públicos. Él no distingue entre privado y público porque los gatos caseros no necesitan de la Seguridad Social, ni pasan frío en las colas de las Oficinas de Empleo. Pero, sí escucha a diario los maullidos lastimeros de sus hermanos, los que viven al otro lado de la riqueza; los que se alimentan, cuando la suerte está de cara,  de las ratas que cazan en las alcantarillas. 

En un momento de mi discurso, vuelvo la cabeza y no veo a mi gato por ninguna parte. Preocupada, lo busco por la casa... y el fracaso me pone la piel de gallina y un nudo en la garganta. Me asomo a la ventana y, allá, a lo lejos veo a Kafeto con una pancarta en la mano camino de la parada del autobús. Pero esta vez no va solo. Le siguen miles de vecinos del barrio. Yo sonrío satisfecha y le hago un gesto de aprobación. Él, me guiña un ojo y lanza un bufido esperanzado al viento.











domingo, 5 de febrero de 2012

QUÉ NO DARÍA YO - Fandangos

Para acabar la semana, inauguro nueva sección: MIS COPLAS. Gracias, hermano, por darme la idea. No he podido resistir la tentación. Aquí adquieren la misma importancia música y letra. Manuel Francisco Reina considera  en su libro "Un siglo de copla" que el término copla es el correcto para nombrar a este tipo de composiciones musicales y literarias. Cita que los autores del 27 vieron de nuevo la posibilidad de de introducir la lírica, la poesía en la música y temas de la tradición popular. 

El primer tema que traigo, no es rigurosamente una copla, pero me apetecía empezar con una de mis canciones preferidas en la voz peculiar e insuperable de Rocío Jurado. Escribió la letra José Luis Perales.

Qué no daría yo por empezar de nuevo
A pasear la arena de una playa blanca
Qué no daría yo por escuchar de nuevo
Esta niña que llega tarde a casa.

Y escuchar ese grito de mi madre
Pregonando mi nombre en la ventana
Mientras yo deshojaba primaveras
Por la calle mayor y por la plaza.

Qué no daría yo por empezar de nuevo
Para contar estrellas desde mi ventana
Vestirme faralaes y pasear la feria
Hasta sentir el beso de la madrugada.

Volar a los brazos de mi pare
Y descubrir el brillo en su mirada
Para luego alejarme lentamente
A un tablao a bailar por sevillanas.

Qué no daría yo por escaparme
A un cine de verano donde alguien
Me daba el primer beso de amor
Qué no daría yo por escaparme
Sentada junto a él en ese parque
Mirando cómo se ponía el sol.

Qué no daría yo ay por escaparme
Sentada junto a él en ese parque
Y oyendo el suspiro del mar
Y oyendo el suspiro del mar.


http://www.youtube.com/watch?v=sGdu4Lg9xvM&feature=endscreen&NR=1

                                                    


HE ANDADO MUCHOS CAMINOS

No puede faltar Don Antonio en esta sección de mi blog. Machado nos cuenta sus caminos. Hagamos el nuestro.


He andado muchos caminos
he abierto muchas veredas;
he navegado en cien mares
y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto
caravanas de tristeza,
soberbios y melancólicos
borrachos de sombra negra.

Y pedantones al paño
que miran, callan y piensan
que saben, porque no beben
el vino de las tabernas.

Mala gente que camina
y va apestando la tierra...

Y en todas partes he visto
gentes que danzan o juegan,
cuando pueden, y laboran
sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio
preguntan a dónde llegan.
Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja.

Y no conocen la prisa
ni aún en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino,
donde no hay vino, agua fresca.

Son buenas gentes que viven,
laboran, pasan y sueñan,
y en un día como tantos,
descansan bajo la tierra.


http://www.youtube.com/watch?v=0EpneXthra4    CANTA JOAN MANUEL SERRAT


viernes, 3 de febrero de 2012

¡EMOCIONADA CON MIS PREMIOS!


Mi hermano Román  ha tenido el maravilloso gesto  de conceder a este blog los premios más ilusionantes que haya recibido desde que me dedico a pasear por estos mundillos literarios. A su vez, mi amiga Margari también se ha acordado de mí, otorgándome una cita entrañable y emocionante.          ¡GRACIAS Y BESAZOS A LOS DOS!     

Como el premio de Margari implica contestar a unas preguntas, aquí están mis respuestas:

1. Elige un momento de tu vida muy importante.
He tenido momentos tan importantes a lo largo de mi vida que yo lo resumo en uno solo: el día en que nací porque ahí comenzó la fabulosa aventura en la que me hallo embarcada, rodeada de mi gente y felicísima de caminar por ella.

2. ¿Qué lugar del mundo te gustaría visitar y no conoces?
Tantos y tantos y tantos...

3. Haz un menú con tu comida favorita, 1º plato, 2º y postre.
 1) Lentejas estofadas, ligeritas de grasa y con alguna verdura.
 2) Rape a la plancha, con alguna salsita ligera, también, para acompañar.
 3) ¡Ayyyyyyyyy... mi debilidad... los dulces! Por ejemplo, ayer comí una leche frita exquisita, con un saborcito a anís y canela... ¡hummmmm! Y me paro aquí por no resultar pesada... pero añadiría unos cuantos más, sobre todo de chocolateeeee.
4) El menú no estaría completo sin un cafelito cortado, oloroso y afrutado. 

4. Si al trabajo se refiere, ¿cuál sería tu trabajo perfecto o profesión sin pensar en salarios? Actriz de teatro. Sin duda. Soy malísima y nunca hubiera podido subirme a un escenario en plan serio, pero lo tengo claro, actriz de teatro.

5. ¿Recuerdas cuándo y por qué te reíste la última vez? 
Casi todos los días me río por algo o con alguien... así que es fácil, esta mañana mismo viendo a mi gato, Kafeto, tumbado boca arriba encima de mi cama y bostezando a mandíbula batiente, jajajajá.





Y ahora dejo mis premios a los siguientes blogs:

http://mislecturasymascositas.blogspot.com/ Blog espectacular y bloguera ¡Margari! cercana y entrañable.

http://lasombradelashoras.blogspot.com/ ¡¡Mi hermano, el mejor escritor del mundo y el bloguero más simpático!!

http://poesiayvivencias.blogspot.com/ Pedro, vive y expresa la auténtica poesía, sincera y directa al corazón y los sentimientos.

http://premioorola.blogspot.com/ Siempre agradeceré a Orola la oportunidad que me dio en mostrar mis "Vivencias" a través de las suyas.

http://s-a-d-e-villamaria-cordoba.blogspot.com/ Nuevos amigos blogueros incorporados desde Córdoba (Argentina) con un contenido poético que rebosa sensibilidad.

QUIERO HACER UNA MENCIÓN ESPECIAL A DOS BLOGS, el de Mayte Esteban, http://elespejodelaentrada.blogspot.com/ en el que me encuentro muy a gusto y http://cuentatelavida.blogspot.com/ porque me agradan sus recomendaciones de lectura.

Disculpad si me he equivocado en el mecanismo de distribuir los premios, pero es la primera vez que lo hago y no tengo muy claro el procedimiento a seguir en estos casos.     ¡¡UN GRAN BESO PARA TODOS!!

SABAÑONES


Día helador en la ciudad. La aventura del trabajador se pone en marcha a las siete en punto de la mañana. Algunos, menos privilegiados, llevan ya tres horas canturreando bajo pesados sacos repletos de alimentos o empujando metálicas carretillas, esas que aún no se han enterado de que la era de la tecnología ya transcurre entre nosotros desde años atrás. Los niños van al colegio. Los papás, a la compra, en busca de un salario o a la cola del paro.

En una céntrica plaza, por donde habitualmente pasean sus  cámaras fotográficas o de vídeo los turistas y los visitantes anónimos, yace sentada en la acera y retorcida sobre sí misma la mendiga que debiera despertar las conciencias. Pero hace demasiado frío como para reparar en tan insignificante personaje. Un pequeño bulto arrebujado en la esquina de la monumental acera podría resultar parte del mobiliario urbano, un bolardo separado del resto, una papelera desprendida de la farola por culpa del viento, una bolsa con hojas secas que los jardineros municipales han abandonado mientras se calientan las manos y el estómago con un vaso de café calentito…

El día a día en una metrópolis como la que me ha tocado nacer y vivir está repleto de contrastes, de historias con sonrisas o con llantos, de vivencias escritas a golpes de sobresaltos a cuyos protagonistas les gustaría tachar del cuaderno de la vida con una humilde goma de borrar, como las que guardábamos en el viejo plumier de nuestra primera infancia.

Kafeto me pregunta si a los mendigos les salen sabañones. Yo me quedo perpleja porque él nunca ha pasado frío y no ha experimentado la irritante y molesta picazón que esas diminutas y rubicundas protuberancias proporcionan a quien las sufre en sus orejas, manos o pies. Kafeto insiste. Yo me quedo muda. Reflexiono. Y, al cabo de un rato, cuando voy a darle una respuesta que creo convincente, me doy cuenta de que Kafeto no está. Me asomo a la ventana y lo veo, calle arriba, con un termo de café calentito camino de la parada del autobús…

VERSOS AL ROJO VIVO


“AHORA QUE TENGO VEINTE AÑOS, AHORA QUE AÚN TENGO FUERZA, QUE NO TENGO EL ALMA MUERTA Y ME SIENTO HERVIR LA SANGRE...” Juan Manuel Serrat


Raquel me habla a veces
desde sus veinte años.
Desde sus veinte años
me cuenta sus razones,
que sólo el mar escucha,
según ella me dice;
que sólo el mar entiende,
según me explica ella.

Raquel escribe versos
de veinticuatro horas.
Versos al rojo vivo
que no atienden razones
si no brotan del mar.

Quiere alcanzar la luna de día,
coger con sus manos
las nieves del invierno
y volverlas vida en el presente.

Y me habla Raquel desde la lluvia.
Y me habla Raquel desde la ternura.
Y me habla Raquel  desde su niñez.

Desde sus veinte años
me cuenta sus razones,
que yo también escucho
junto al rumor del mar.

VERANO DE 2004

miércoles, 1 de febrero de 2012

CUÉNTAME UN CUENTO...


...Érase que se era una Luna, pizpireta y altanera, que aun habiéndose criado a la sombra de arrumacos, mimos y zalamerías (o quizás por ello) conservaba en su interior, y los mostraba de vez en cuando,  los rasgos más genuinos de sus orígenes felinos: inteligencia, perspicacia,  independencia, ternura, testarudez y... ¡¡mala leche!!

Luna era capaz de hablarte con la mirada, con las orejillas, con el rabito... con los bufidos... con los mordiscos... con los gruñidos... con los zarpazos a destiempo... aunque  todas sus demostraciones denotaban un infinito cariño; un desbordante deseo de comunicación con el género humano; un inenarrable e infinito afán de demostrar a todo aquel que le prestara un mínimo de atención lo que ella podía entregar a cambio de muy poco, de casi nada, de lo más nimio e insignificante que existía en el modesto hogar donde habitaba... ¡¡un buen filete de solomillo!!

La tenacidad de Luna ante un  plato de comida era casi inaudita: brincaba y rebrincaba alrededor de la mesa; abría puertas y ventanas sólo con sentir el oloroso tufillo de su guiso preferido; se constituía en recordcat de los 10 metros lisos; ahuyentaba a puñetazos a su hermana Mora para que no se interfiriera en su camino hacia el oloroso, sabroso y exquisito objetivo carnívoro...

Sin embargo, amaneció un mal día en que Luna hizo caso omiso de los, hasta entonces, irresistibles aromas culinarios. Acurrucada en su sillón preferido, se mantenía quieta, inmóvil, con la mirada triste y perdida en el infinito... Una radio hablaba al otro lado del salón. Una voz humana (al menos eso le pareció a ella) bramaba en un idioma incomprensible e inexplicable horrorosos mensajes con negras amenazas sobre guerras, sobre armas, sobre ambiciones petroleras. Un Animal Racional del Norte, le echaba en cara no sabía qué a un Dictador del Sur...

Y Luna pensó que tal vez no merecía la pena llevarse mal con sus compañeras de vida por un simple y vulgar, aunque deliciosamente apetitoso, filete de solomillo; que tal vez no merecía la pena morder, gruñir y arañar (como creyó entender que el salvapatrias extranjero del Norte  pretendía hacer con el dictador todopatria del Sur) por un superficial e insensible bocado de comida que, a fin y al cabo, no se le había negado nunca...

Y a partir de entonces, Luna fue feliz. Y a partir de entonces, Luna disfrutó de la vida plácidamente, junto a Rabi, junto a Mora, junto a Concha, junto a Raquel... y cerca de todos aquellos humanos que le ofrecieron su cariño desinteresadamente.      - JUNIO 2004 -


P.D. Este cuento va dedicado a Marta, una pequeña seguidora de este blog, que sueña con ser una gran escritora. Su mamá es Margari y sé que está orgullosísima de ella.