ojos

lunes, 8 de diciembre de 2008

"TIEMPOS MEJORES"

Hay personas que añoran el pasado, como si todo lo que han vivido antes del momento exacto fuera lo extraordinario, lo que nunca va a volver a ocurrir. El dependiente de la vieja tahona es uno de ellos. Ya no se fabrican panes como los que amasaba mi padre, asegura con la firme convicción de quien conoce todos los secretos del noble arte de la hornería.- No descubro nada nuevo, sobre todo para los vecinos del barrio, si recuerdo que allá por el siglo XVII Vallekas fue capital de uno de los sexmos en que se dividía España y tenía bajo su jurisdicción a Vicálvaro, Coslada, Rivas, Hortaleza, Chamartín... Con sus panes se surtía a todo Madrid y en sus mejores momentos los tahoneros vallekanos producían pan francés y español, entre ellos el “pan de flor”, elaborado con harina de trigo de la mejor calidad.- El dependiente de la vieja tahona, sin duda, lleva en sus genes restos de aquella molienda y para él todo lo que no sea continuar con la liturgia de su antecesor no alcanza la categoría ni la excelencia que por tradición y fidelidad a su profesión debiera tener. La idea de vender el local le venía rondando desde hace meses, pero se resistía porque estaba convencido de que la clientela acabaría por irse a comprar al super de la calle ancha.- Esta mañana he preferido no bajar a comprar el pan. La vieja tahona cerró la semana pasada y la sola imagen de hincar los dientes en la masa semi-deshidratada y fofa de las “baguettes” que venden en el super me producía un vacío desagradable y molesto en la boca del estómago.

No hay comentarios: