ojos

lunes, 17 de septiembre de 2012

MONÓLOGO de OTOÑO

Sucede que tú sabes lo mismo que yo sé.
Sucede que los niños no quieren crecer
porque les asusta el ruido de los aviones;
tienen miedo a dormirse desnudos sobre un plato vacío;
a olerse a vino rancio tras de cualquier esquina;
a quejarse ante un dios
que ha perdido su nombre a las puertas del mundo.

Sí. Seguro que tú sabes lo mismo que yo sé.
Sucede que los gatos no quieren ser mayores
porque no les gustan las letras de cambio;
aborrecen los guantes, el collar y las pieles,
y los tubos de escape les resultan molestos.

Sí. Seguro que tú sabes lo mismo que yo sé.
Hay tantas ceremonias que viajan bien vestidas,
tanta plegaria inútil cosida a las campanas
que hasta llego a dudar de mi apellido,
de las frases que ocupan mi sonrisa,
del portal que me acoge a diario.

Dar la mano al espejo es un hábito absurdo,
un arrojar los sueños al cubo de basura;
un quebrarse, un morirse,
un bajar la cabeza sin sentido y sin causa.

Si es cierto que tú sabes lo mismo que yo sé,
vente a dar de comer a la hormiga del parque;
a escuchar esa historia del hombre que descubre la noche;
a beber en un largo silencio
la olorosa nostalgia del rayo de sol.

17 comentarios:

RUSKA dijo...

Muy lindo poema. El otoño crea nostalgia. Un beso y un abrazo querida Koncha..

Román dijo...

Hermana, ahora mismo voy a dar de comer a tu hormiga mientras escuchamos esa historia...
Qué bien que el otoño nos traiga este poema tuyo.
Muases repletos de admiración.

Rafaela dijo...

No soy yo la que se lo que tu sabes, por eso solo se decirte me encanta lo que escribes.

Besos guapa.

trimbolera dijo...

"Tanta plegaria inutil cosida a las campanas" Sí, un poco sé de eso que tú sabes.

Margari dijo...

"Un quebrarse,un morirse..." Me ha encantado el poema que este otoño te ha inspirado. Reivindicativa y preciosa.
Besotes!!!

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Esos niños que no quieren crecer porque se sienten cómodos en su inocencia, porque los reyes y princesas imaginarios son mejores que los reales. El otoño tiene esas cosas que huelen a nostalgias sepias.
Hermoso Koncha.
Un beso

Pedro Luis López Pérez dijo...

Esas estrofas llenas de Otoño con su Nostalgia y su Verdad. con sus ocres de reflexión y sus verdes de esperanzas, ofreciendo reservas a esta hormiga para que pase el crudo invierno.
Precioso, Koncha.
Un abrazo y Ronronguaus.

lucía dijo...

Me encanto leer la mezcla de la inocencia de miñez con la nostalgia de madurez, gracias por compartir tús poemas koncha.

Emilio Manuel dijo...

No estoy muy seguro de que los niños no quieran crecer, creo que si quieren; de lo que si estoy seguro, es que mucho mayores quieren de-crecer.

Un abrazo

Mayte Esteban dijo...

Me ha gustado MUCHÍSIMO, Koncha. De verdad. Llevo un rato escribiendo y borrando, me he quedado sin palabras que expresen lo que hace pensar tu poema.

¡Guau!

O miau, que sale un gato, como no podía ser menos.

Besos

LA VIEJA ENCINA dijo...


Si es cierto que tú sabes lo mismo que yo sé,
vente a dar de comer a la hormiga del parque;
a escuchar esa historia del hombre que descubre la noche;
a beber en un largo silencio
la olorosa nostalgia del rayo de sol.
¡Que quieres que te diga hermanita¿
Besos

Felicidad Batista dijo...

Koncha, el otoño es un sereno espacio para caminar por sus senderos, a veces melancólicos, otras nostálgicos pero siempre intimistas, de una belleza contenida.
Me ha encantado tu poema
Un abrazo

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Yo soy de las que adoran el otoño y después de leer tu poema no puedo más que sumar razones, precioso. Besos

Carmen dijo...

Muy bonito poema y más ahora que el otoño, mi estación favorita, se nos acerca...
Besos,

Lídia dijo...

Koncha, que preciosidad de poema, me has cogido en un momento un poco sensible. Es una pasada.
un beso.

Pablo García Fernández dijo...

Koncha, no sé si compartimos los mismos conocimientos o, solo un poquito, la misma sabiduría, pero siempre me ha encantado escuchar historias de hombres y mujeres que han descubierto la noche.

¡Que bonitoooooooo!

Besos.

Jara dijo...

Me gusta esta forma de empezar el otoño.
Me quedo por aquí para seguirte.
Un beso.