ojos

domingo, 6 de octubre de 2013

EL ARTE DE MENTIR

¿Cómo estáis, amig@s bloguer@s? Soy Kafeto, de nuevo. Después de mi última y estelar aparición por estos lares, hace una semana justamente, le he cogido gustillo al asunto. Koncha anda muy atareada con sus aficiones literarias y sus diversos entretenimientos. Así que, me he dicho: ¡Venga, a dar la lata otro poquillo a los lectores que se paseen por aquí! 

En la radio, hace un rato, conversaban sobre un tema muy de actualidad. La mentira. Por desgracia. Sí. Digo esto porque es desilusionante, frustrante, descorazonador... y todos los sinónimos que se os ocurran. La falsedad, el embuste, el parecer lo que no se es, han tomado posesión en los últimos años en todas las esferas de la sociedad de un protagonismo desesperante. La decepción me invade. Mira que Koncha me insiste: Kafeto, los humanos somos así desde tiempos inmemoriales... este comportamiento no es novedoso... ya lo cantaba don Antonio en sus "Proverbios..."

Se miente más de la cuenta
por falta de fantasía:
también la verdad se inventa.

No lo discuto. Desde que el mundo es mundo, y mira que hace siglos de esto, el género humano se ha regocijado, ha saboreado, se ha embriagado de sus propias falacias. Oye, parece que si no se hace alarde de algún engaño, triquiñuela, truco o ardid no se entra en el trending topic (tema de vigente actualidad) de las redes sociales. PUES NO ESTOY DE ACUERDO. ME SUPERAN ESTAS ACTITUDES. Si voy a algún acto público he de mantenerme digno, altivo, hecho un pincel y, sobre todo, sobre todo, feliz y sonriente aunque mi interlocutor/ora sea la persona más indigna, cínica y repelente de cuantas haya a mi alrededor. ¿Por qué no puedo tiritar si tengo frío? ¿Por qué no puedo estornudar si me pica la nariz? ¿Por qué no puedo bostezar si me muero de aburrimiento? 

¿Dijiste media verdad?
Dirán que mientes dos veces
si dices la otra mitad.

Sí. La vida es puro teatro. El gran teatro del mundo, queridos amigos humanos. No soy original con estas afirmaciones. Pero soy sincero. Y me quedo tan a gusto. ¡Hala! Después de esta monserga que os he dejado, me siento flotar... blob, blob, blob... Sé que Koncha me va a reñir. No, no porque ella esté en desacuerdo con todo lo que os he dicho, sino porque no se lo he consultado, no le he pedido permiso para dirigirme a vosotr@s... y la jefa, siempre es la jefa.


Un beso para tod@s. Gracias por leerme. Os quiero.

10 comentarios:

Rafaela Juidia dijo...

Pues yo te entiendo Kafeto, sabes, no aguanto las mentiras.
Lo que no entiendo es porque te escondes después de las verdades que has dicho. Venga no le temas a la jefa que es bonachona. Un beso majo.

Jara dijo...

A ver Kafeto, entenderte, te entiendo. Estamos rodeados de mentiras e hipocresía, pero a veces, hay mentirillas necesarias, llamemoslas "educadas". Moverse en este "gran teatro del mundo" no es fácil, aunque los humanos nos entrenamos desde pequeñitos: ¿a quién quieres más, a papá o a mamá? a los dos igual. El pobre aprende enseguida que por su bien, lo mejor es decir que a los dos igual aunque no sea cierto, puro instinto de supervivencia, Kafeto.
Ya sé que tu hablas de otras mentiras, que eres gato listo. Ahí estoy contigo y Koncha también, así que no te preocupes que cuando vea lo que has escrito se sentirá muy orgullosa de tener el gato más guapo y más listo del mundo (esto también es del primer curso de madre y/o dueño de mascota)

Una rascadita entre las orejas

Luis Miguel Morales Peinado dijo...

Sabio, que no me entere yo de que la jefa te castiga. Si es así, me envías un email y ya la pondré yo firmes.
Como no puede ser de otra manera, he aprendido con tus verdades. Sigue así y no te escondas. Es la única manera, ya sabes, de cazar a los mentirosos.
Muases para ti y para mi hermana.

Lídia Montiel dijo...

Kafeto yo te entiendo y seguro que Koncha no te va a decir nada, m e gustan los gatos porqué son muy sinceros, por eso tengo cuatro, si te han de dar un zarpazo porque les molestas pués te lo dan y listo. Y yo también soy así, no digo mentiras pero pasar por estúpida que por mentirosa. Pero en el trabajo aix Kafeto, a veces tengo que decir, lo siento está de visita y MENTIRA, o lo siento no vendrá hasta el lunes y MENTIRA al canto, en el trabajo si que miento si, y mucho.
Y en la vida real, las mentiras piadosas son aceptables, pero yo apenas las uso, lo dicho prefiero pasar por estúpida que por mentirosa.
Rontoneos gatunos Kafeto. Luna te manda un beso virtual.

Mela dijo...

Hola Kafeto... soy Ginger, el gatito que vive con Mela
Tienes mucha razón... miau, miau, miau... se miente demasiado porque hay pocos valientes
Las personas deberían aprender de nosotros... los gatos, que no somos mentirosos
Ronroneos y maullidos

Pablo Garcia dijo...

¡Hay Kafeto!... Te va a ser difícil entender que los humanos no podemos vivir sin la mentira que para nosotros es un arma de supervivencia, como para ti lo es la agilidad y rapidez de tus movimientos y tu natural desconfianza... Pero ¡Que bien escribes Kafeto!...

Una caricia en el lomo...

Carmen Forján dijo...

La mentira, la falsedad, la hipocresía, conceptos que tú no manejas, Kafeto, pero que está a la orden del día de los humanos. ¡Una pena!
¡Besos para ti y para Koncha!

Charo dijo...

Oye ¡ mira Kafeto el gustillo que le estás cogiendo a esto de escribir tu en vez de Koncha! ¡ esta Konchaaaaaaaa ! ¿ dónde se meterá? pero como me caes muy bien y me encantan los gatos te diré que me gusta como escribes ¿ sabes Kafeto que algunas veces lo que echamos son " mentirijillas piadosas" como decimos en Andalucía? pero hay muchas personas que mienten tan bien que hasta se creen sus propias mentiras , así de complicados somos lo seres humanos, Kafeto , pero, eso no está bien ¿sabes? porque podemos hacer mucho daño .
Un Miauuuu grande para ti y un abrazo para Koncha .

trimbolera dijo...

Se me había perdido la jefa, Kafeto, no sé como pero te he encontrado a ti y de rebote a ella. Por Blogger no se si hay mentiras pero mucho barullo sí. Te rasco las orejas, guapo !!

Rosa B.G dijo...

Muy buena entrada, me gusta mucho.Vengo hasta aquí desde otros blogs y aquí me quedo para seguir leyéndote si me lo permites.
Las mentiras solo es bueno decirlas cuando evitan un daño innecesario, pero mentir no es el camino.Esta entrada saca la parte irónica de la mentira, eso está muy bien en estos tiempos.
Un abrazo
Rosa.