ojos

miércoles, 7 de diciembre de 2011

LA CONSTITUCIÓN

Anoche, mientras recolocaba mis pensamientos,  me propuse dar vacaciones a Kafeto. Se las merecía. Casi seis años aguantándome eran acreedores de un día de libertad fuera de estas cuatro paredes. Y, además, el aniversario de la Constitución era también un buen motivo para poner en la práctica hogareña una pizca de todos esos derechos que, virtualmente, nos adjudica nuestra Carta Magna. Así es que, esta mañana, abrí la puerta de la calle y le dije a mi gato: "Kafe,  te puedes ir a conocer espacios desconocidos, donde te apetezca. Te dejo que disfrutes de una jornada a tu libre albedrío. Sal y ve a través de los tejados hacia aquellos lugares que tú creas únicos en el mundo..." A la media hora de tener la puerta abierta, la temperatura en mi casa amenazaba invierno. Kafeto, alzando su acolchada osamenta, se dirigió con su habitual parsimonia hacia la salida. Se plantó en medio del pasillo y, abriendo las fauces hasta límites insospechados, lanzó un maullido espectacular que traspasó mis oídos como si los hubiera atravesado el más afilado de los cuchillos. Después se dio media vuelta, volvió a su rincón favorito... y se quedó dormido plácidamente. Como es lógico, cerré la puerta de inmediato y, cariacontecida, me puse a meditar sobre el fracaso de mi iniciativa libertadora.

5 comentarios:

ROMÁN dijo...

No es que crea, es que afirmo: Kafeto es gato, pero es un cacho perro... La verdad es que con los fríos que corren por Madrid (cada día nos parecemos más a Alemania, ¿por qué será?)no me extraña que prefiera su rincón. ¡Sabio Kafeto!

KONCHA MORALES dijo...

¡Así que eras tú el visitante malagueño!

ROMÁN dijo...

¡Pero ya soy de nuevo madrileño!

KONCHA MORALES dijo...

¿Ubicuidad se llama la figura?

El Mar...Siempre el mar dijo...

A veces lo que uno considera una gran acción( darle liberta a tu Cafeto) para el no lo es tanto. como tu misma reconoces...el lo que quiere es estar donde le gusta, con quien lo quiere y le cuida y no aventuras que nunca sabe como resultarán. Prefiere su rincón su rincón favorito a todas las maravillas por descubrir.

PD/ no he podido responder a tu comentario en mi blog porque no se que cosa me niega el poder hacerlo o sea que he venido a tu blog y me he encontrado con el Cafeto que prefiere su rincón a todo el universo de libertad que tu le brindabas. Fíjate...para algunos la libertad está donde esta su hogar.

Mi mejor sonrisa para ti