ojos

martes, 13 de diciembre de 2011

MARTES Y 13

Mientras un día martes y trece se acerca de puntillas, escucho cómo la vida se debate al otro lado de las ondas entre primas de riesgo, rumores de pasillo, deseos adolescentes y apologías de presuntos maquiavelos. Kafeto dormita encima de una pequeña mesa auxiliar. El tango "Cambalache" (cuya letra parece inspirarse en comportamientos y situaciones de ahora mismo) me sirve de pretexto para preguntarle su opinión con respecto al cariz que están tomando los acontecimientos de índole político-social. Le sugiero la posibilidad de que, en unos pocos años, nuestro planeta se asfixie debido al poco talento negociador de unos políticos a los que les importa un bledo, como al mítico protagonista de "Lo que el viento se llevó", si el aire que respiramos está limpio  de partículas contaminantes o si la temperatura de nuestra atmósfera sube y sube imparable como la cesta de la compra en navidades. Kafeto ni se inmuta. Yo me asusto porque pienso que puede haberse quedado sordo de repente debido a algún mal aire que haya entrado por la ventana esta mañana mientras se ventilaba la casa. Me acerco a él, inquieta,  con intención de comprobar su estado de salud. En un tono de voz enérgico y sonoro le digo si no teme perder alguna de sus vidas por culpa de los irresponsables que se saltan acuerdos y protocolos firmados sobre papeles mojados por torrenciales lluvias demagogas e hipócritas. Entonces, el minino da un brinco repentino, me mira de soslayo, me bufa indignado y se recoloca, pancho y feliz, en el lado más protegido de su sillón predilecto. 

1 comentario:

ROMÁN dijo...

¡No se hable más! ¡Kafeto for President! Arrasa, te digo yo que arrasa. Habrá que irle introduciendo en algún partido político nuevo. Pensemos, pensemos.