ojos

lunes, 17 de octubre de 2011

EL MÓVIL

El sonido del móvil me despertó sobresaltada. Riiinng… Riiinng… ¿Quién llamaría a esas horas?  Eran las cuatro de la madrugada. Escudriñé en todos los cajones, busqué en mi bolso, rastreé cada rincón de la casa,  pero el dichoso aparato no daba señales de vida, salvo aquel horripilante soniquete. RiiinngRiiinng… seguía bramando a todo volumen. Los gritos y siseos de los vecinos a través del patio de luces se entremezclaron con el ruido torturador de mi pequeño artilugio comunicante… Riiinng… Riiinng… Y cuando el caos amenazaba con  provocar un incidente de incalculables consecuencias, el sonido del móvil me despertó sobresaltada.
MICRORRELATO INCLUIDO EN LA V ANTOLOGÍA DE VIVENCIAS OROLA

No hay comentarios: