ojos

lunes, 2 de abril de 2012

EL OJO DE DIOS


Nebulosa Planetaria Helix, apodado el Ojo de Dios. Crédito: NASA
Llueve viento cerca de mi oído izquierdo.  Semana santa en España. "El hombre del tiempo" amenaza con gesto umbrío: "Sevilla y sus procesiones se encuentran en serio peligro esta semana..." Entre rezos, misereres y saetas, los fieles cristianos adoran a su dios muerto. Éxtasis y placer. Dolor y fascinación. "El día menos pensado, se nos vendrá encima el fin del mundo..." La prensa, siempre tan agorera, martillea mi oído izquierdo con predicciones apocalípticas. Ahora, Nostradamus; dentro de un rato, los Mayas; mañana... ¡vaya usted a saber...!  Pero en este inefable y contradictorio país en el que decidí aterrizar  hace más de diez lustros, nadie parece darse cuenta de que las estrellas, los cometas, las nebulosas y otros cuerpos celestes ya no brillan con la intensidad de antes. El viento sigue balanceando los estandartes en el mes de abril; la nieve sigue cubriendo los pies descalzos de los nazarenos en el mes de abril... pero traspasado el umbral de la primavera, en las grandes ciudades del sur, en los pequeños pueblos del sur; en esas grandes ciudades y esos pequeños pueblos donde el fervor religioso borra del mapa todo lo que no sea bendecido por sus creencias,  los vertederos municipales se ven invadidos por millones de botellas de agua mineral, de ramas de árboles destrozados, de hojas de papel manchadas de rojo... Dos mil doce años después, el planeta que vio nacer y morir a Jesús, el de Nazaret,  ha manejado a su antojo el verdadero mensaje que aquel hombre intentó dejar para la Historia. 

10 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

Comparto tu sensibilidad con el Medio Ambiente, Koncha. Cuando estudié Educación en Medio Ambiente me dí cuenta que esto es muy dificil de cambiar. Sólo hay que ver la Cumbre de Kiotto. Mucha palabrería y pocos hechos.
En cualquier caso y empezando por casa; los jovenes actuales, sobre todo, deberían de parar de dejar miles de toneladas de basura en sus diversiones en los botellones y en general todos deberiamos celebrar la Noche de San Juan en las Playas de una forma más civilizada...más limpia.
Un abrazo y ronronguaus.

Lídia dijo...

Hola Koncha, tienes toda la razón del mundo, pero yo no creo que todo esto tenga solución...
Ahora mismo he visto Kafeto, jejejjeje es igual que mi Luna, si lees su historia en mi blog verás como la recogí.
Un beso.

KONCHA MORALES dijo...

Gracias por tu presencia, Lídia. Voy a ver la historia de Luna. Yo también tuve una Luna, era negra y blanca y estuvo conmigo 16 años. En mi blog tengo un pequeño relato sobre ella. Un beso.

Luján Fraix dijo...

HOLA QUERIDA AMIGA
SE HAN PERDIDO LOS VALORES Y EL VERDADERO MENSAJE, LA ESPIRITUALIDAD... EL SENTIR SOLIDARIO.
UN BESITO GRANDE.

Margari dijo...

Totalmente de acuerdo. Se ha perdido el verdadero sentido de esta tradición. Y se ha transformado totalmente el mensaje que Jesús dejó... Que se podrá creer o no, pero el mensaje que nos dejó, sí era bueno. Lo que no ha sido bueno ha sido el uso que durante años se le ha dado.
Besotes!!!

KONCHA MORALES dijo...

Luján y Margari, algo no ha hecho bien la humanidad. En mi opinión, dejarse llevar por los falsos profetas... y que cada cual lo interprete a su manera y creencia. Besazos.

LA VIEJA ENCINA dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo tanto en el tema religioso, como en el del medio ambiente, en ambos casos lo hemos corrompido todo, besitos

KONCHA MORALES dijo...

Como soy optimista, Silvia, creo que aún estamos a tiempo de rectificar... ¿lo haremos? Besazo.

ROMÁN dijo...

Contesto, hermana: No sé... Pero tampoco hay que dejar de ser optimistas.
Muases entrometidos.

KONCHA MORALES dijo...

Lo seremos, lo seremos. Muás