ojos

miércoles, 28 de marzo de 2012

ETERNA SOMBRA 28 marzo 1942 (Prisión de Alicante)



Yo que creí que la luz era mía
precipitado en la sombra me veo.
Ascua solar, sideral alegría
ígnea de espuma, de luz, de deseo.

Sangre ligera, redonda, granada:
raudo anhelar sin perfil ni penumbra.
Fuera, la luz en la luz sepultada.
Siento que sólo la sombra me alumbra.

Sólo la sombra. Sin astro. Sin cielo.
Seres. Volúmenes. Cuerpos tangibles
dentro del aire que no tiene vuelo,
dentro del árbol de los imposibles.

Cárdenos ceños, pasiones de luto.
Dientes sedientos de ser colorados.
Oscuridad del rencor absoluto.
Cuerpos lo mismo que pozos cegados.

Falta el espacio. Se ha hundido la risa.
Ya no es posible lanzarse a la altura.
El corazón quiere ser más de prisa
fuerza que ensancha la estrecha negrura.

Carne sin norte que va en oleada
hacia la noche siniestra, baldía.
¿Quién es el rayo de sol que la invada?
Busco. No encuentro ni rastro del día.

Sólo el fulgor de los puños cerrados,
el resplandor de los dientes que acechan.
Dientes y puños de todos los lados.
Más que las manos, los montes se estrechan.

Turbia es la lucha sin sed de mañana.
¡Qué lejanía de opacos latidos!
Soy una cárcel con una ventana
ante una gran soledad de rugidos.

Soy una abierta ventana que escucha.
por donde va tenebrosa la vida.
Pero hay un rayo de sol en la lucha
que siempre deja la sombra vencida.



Miguel Hernández


15 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

Un lujo de Poesía, Koncha.
Miguel Hernández es una maravilla.
¡Dice tanto con tan pocas palabras!
"Pero hay un rayo de sol en la lucha que siempre deja la sombra vencida".
Gran Entrada.
Un abrazo, Koncha y un ronronguau con arrumacos para los viajeros aventureros.
¿Que?¿Te ha gustado la sidrina que te llevaron?

KONCHA MORALES dijo...

¡Huummm, qué ricaaaaa! Aunque la botella me llegó por la mitad... je, je. Un abrazo y ronroguaus adormecidos.

ROMÁN dijo...

¡Qué bien que nos traigas a tu Miguel, hermana! No debemos nunca olvidarnos de sus versos.
Muases en lucha.

KONCHA MORALES dijo...

¡Este marzo es una miscelánea de acontecimientos! Muases.

LA VIEJA ENCINA dijo...

Hola Koncha,te alegrará saber que mañana le van a poner nombre a mi querida Biblioteca que aún no tenia y que casualidad, que la van a llamar Bilioteca Pública Miguel Hernandez. Como lo publicaran por supuesto, ya que estarán ahí los políticos, te pasaré el enlace para que lo leas. Besitos

Pablo García Fernández dijo...

01:21 h. Me acabas de hundir... He erminado el poema que incluyes y ya estoy con un libro en las manos en el que leo...

"Me llamo barro, aunque Miguel me llame"...

Ya tengo para una buena parte de la noche pero, gracias por animarme a retomar al excelso...

Abrazos.

KONCHA MORALES dijo...

¡¡Qué gran noticias me das, Silvia!! Poquito a poco se va haciendo justicia y reconociendo a un gran poeta que solo cometió el "error" de ser fiel a sus ideas de libertad en un momento negro de nuestra Historia. ¡Qué orgullosos tenéis que estar! Bonito homenaje el que le hacéis a este poeta del pueblo. Un besazo y gracias por la primicia.

KONCHA MORALES dijo...

¡Jo, Pablo...! ¡Cuánto lo siento! Un abrazo y sigue, sigue.

Narrador dijo...

Un gran poeta que lo sacrificó todo por ser fiel a sus principios. Me pregunto si eso merece la pena...

KONCHA MORALES dijo...

Esa es la gran pregunta, Narrador...

Margari dijo...

¡Qué gran poeta nos traes hoy! Cuánta amargura y tristeza reflejan estos versos... Preciosos.
Besotes!!!

KONCHA MORALES dijo...

Fiel reflejo de su vida... y de su muerte, Margari. Besazo.

mientrasleo dijo...

Una maravilla traes hoy, Miguel Hernández, ventana abierta que escucha..
De mis poemas de cabecera.
Besos

Paloma dijo...

¡Un gran poeta Miguel Hernández! Un hombre al que admiro como poeta y como persona, por sus ideales, por su lucha, por su sufrimiento.
Mi favorita es Nanas de la cebolla.
Besos.

KONCHA MORALES dijo...

Silvia y Paloma, perdonad por el retraso en contestar a vuestro comentario pero es que llevo una semanita... No podía faltar mi homenaje en el aniversario del adiós del poeta. Un besazo.