ojos

martes, 1 de noviembre de 2011

EL JÁKER

Abuelo, ¿qué es un jaker? La niña miraba con cara de gran interrogación a su acompañante, mientras paseaba por el parque cogida de su mano. El anciano, sobrecogido por la palabreja, y abrumado por la responsabilidad de no dejar a su nieta ante tamaña duda, se quedó mudo unos segundos... Abuelo, ¿no sabes lo que es un jaker? El pobre hombre enrojeció hasta el último pelo de sus vetustas orejas y siguió callado, los ojos perdidos en la lejanía, durante algún tiempo más... No te preocupes, abuelo, cuando lleguemos a casa, le pediré a papá que me lo explique él. Entonces, el abuelo suspiró profundamente, agachó la mirada y esbozó una tímida sonrisa. Sujetó con fuerza la mano de la pequeña y comenzó a tararear entre dientes una de las coplillas que aprendió de mozo, allá en los años 50, cuando cumplía la mili en el cuerpo de Intendencia: "En mi casa se ha metío, un intruso pinturero; dice que me quiere novia, y yo novio no le quiero..."

No hay comentarios: