ojos

domingo, 26 de febrero de 2012

JUGLARES y ROMANCES

Parece ser que en 1116 aparecen los juglares por tierras de León. Eran personajes de origen humilde, cómicos ambulantes,  que se dedicaban a hacer juegos malabares, a contar chistes (bufones) o a tañer instrumentos sencillos; también recitaban los versos que componían los trovadores: los romances. Comenzaron a recogerse y publicarse a mediados del s. XV. Hasta nuestros días han llegado montones de romances que han recogido estudiosos del género. En este espacio voy a tratar de recordar algunos de ellos.  


El primer recuerdo que traigo del folklore castellano lleva por título Me casó mi madre. Habla sobre la vieja costumbre del casamiento por conveniencia. 


Me casó mi madre chiquita y bonita

con unos amores que yo no quería.

La noche de novios entraba y salía

Le seguí los pasos por ver donde iba,

y le veo entrar en ca su querida.

Me puse a escuchar a ver que decían,

y oigo que le dice: -"Palomita mía,

a ti he de comprarte sayas y mantillas,

y a la otra mujer palo y mala vida".

Me fui para casa triste y afligida;

púseme a cenar, cenar no podía;

púseme a cocer, cocer no podía;

me puse a rezar, rezar no podía;

me puse al balcón por ver si venía.

Ya escuché sus pasos por la calle arriba.

Llegóse a la puerta llamando decía:

"Ábrame la puerta, abre vida mía,

que vengo cansado de ganar la vida".

-Tú vienes, traidor de ver la querida;

bien te oía decirle: -"Palomita mía,

a ti he de comprarte sayas y mantillas, 


 y a la otra mujer palo y mala vida"

            La versión musical que he encontrado difiere bastante en la forma, no en el fondo de la historia.
http://www.youtube.com/watch?v=yLiEMbWiXn4    CANTA:  NUESTRO PEQUEÑO MUNDO

15 comentarios:

Mayte Esteban dijo...

Menos mal que eso de casarse por conveniencia lo hemos ido dejando. Y aún así, las cosas salen como salen...

Un abrazo

KONCHA MORALES dijo...

¡Qué susto si me hubiera pasado a mí! Lo triste es que yo he conocido algún caso en pleno siglo XX. Besos.

Margari dijo...

Me encantan estos romances. Y los hay algunos que son gore totales. Que ya este estilo se llevaba en el Medievo. Y sí, menos mal que hoy día lo de casarse por conveniencia en nuestra sociedad apenas se lleva... Aunque como dice Mayte, hay veces que incluso así, las cosas no salen bien.
Besotes!!!

ROMÁN dijo...

No sé, me da un poco de respeto pasar por aquí en estos momentos... ¡Qué negativas estáis! También hay muchos casamientos que salen bien. ¿No? Digo de los que no son forzados, por supuesto. Bueno, me voy despacito, por si acaso.
Muases silenciosos...

KONCHA MORALES dijo...

Me imagino encadenada a un señor que hace lo que le viene en gana, sin opción a mandarle a freir espárragos... ¡¡¡Ayyyyyyyyy!!!

Un besazo, Margari.

KONCHA MORALES dijo...

Claro, como decía nuestra abuela Jacinta: "En este mundo traidor/nada es verdad, ni es mentira/ todo es según el color/ del cristal conque se mira". Muases feministas

KONCHA MORALES dijo...

Perdón, donde dije "conque", quise decir "con que".

LA VIEJA ENCINA dijo...

Siempre pienso en las mujeres de aquella época que no eran tan sumisas, que mal lo deberian pasar, que impotencia.Besos Koncha

RECOMENZAR dijo...

Maravilloso tu blog
:)

Pablo García Fernández dijo...

He encontrado una versión muy divertida... Comienza mas o menos lo mismo...
Me casó mi madre,
me casó mi madre
chiquita y bonita.
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
chiquita y bonita!
Con un dagalón,
con un dagalón
que yo no quería.
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
que yo no quería!

La primera noche,
la primera noche
a rondar se iba
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
a rondar se iba!

Pero el final me parece mas apropiado...

No vienes cansado,
no vienes cansado
de ganal la vida.
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
de ganal la vida!
Que vienes cansado,
que vienes cansado
de vel la querida.
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
de vel la querida!

Ni quedaron tajos,
ni quedaron tajos,
ni quedaron sillas.
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
ni quedaron sillas!
Que todas volaron,
que todas volaron
por las sus costillas.
¡Ay, ay, ay,
ay, ay, ay,
por las sus costillas!

¡Eso es caracter y lo demás cuentos!..

Paloma dijo...

Pues matrimonios de conveniencia ya no quedan, (al menos en nuestra cultura) pero la historia que cuenta el romance no creo que haya dejado de estar vigente en nuestros días y hasta hace relativamente pocos años yo diría que podía ser bastante común. Eso sí, ahora es más fácil mandar al maromo a paseo.
Besos

mientrasleo dijo...

Los juglares relegados al olvido cantando realidades que hoy en día aún suceden. Curioso, les han sobrevivido.
Besos

Pedro Luis López Pérez dijo...

Juglares ¡Que maravillosa profesión! Eran la salsa rosa, los telediarios de hoy...Claro que con más clase y más humor. La diversión, el noticiario, los chismorreos de aquellos tiempos, creando, por donde iban, gran espectación. Cuando estaba en clases de Literatura me encantaban sus historias y el entorno donde se contaban.
Fabulosa Entrada, Concha.
Un abrazo y una caricia para los dos primos...Bueno unas poquitas más para Kafeto (sin que se entere Asterix ¡Eh!)

KONCHA MORALES dijo...

Gracias por tu aportación, Pablo. Ya sabemos que los romances pueden tener tantas versiones como cantores encuentre en su camino.

Bienvenida a este rincón, recomenzar y ojalá vuelvas.

Para todos: no creí que esta entrada iba a tener una acogida con tintes de denuncia social. Me gusta. Un besazo para todos... y ronroneos de Kafeto. Anda un poco asombrado porque nunca había oído hablar de "casamientos convenidos". No sé que pensamientos rondarán por sus bigotes.

kelucia dijo...

Hola!
Permíteme presentarme soy Kelucia administradora de un directorio de blogs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos. Me encantaría poner un link de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme
Keluciaquintana@gmail.com
Éxitos con tu blog.
Saludos

Kelucia