ojos

viernes, 24 de febrero de 2012

ANGELILLO

Ángel San Pedro Montero (Angelillo), cantaor. Su revelación se produjo a la edad de 14 años en un concurso que ganó en su barrio, y el mío, el Puente de Vallecas, cuyo premio fue una moneda de diez duros. Fue uno de los cantantes de copla más populares de España durante los años 20 y 30. Aquí traigo una de sus creaciones más escuchadas, Milonga de La hija de Juan Simón. Al terminar la Guerra Civil hubo de tomar el camino del exilio, lo mismo que otro de los grandes copleros de aquellos años, Miguel de Molina, aunque por distintos motivos. Miguel era homosexual y Ángel, republicano.  Volvió en 1954 para trabajar junto a Juanito Valderrama y Antonio Molina que le admiraban mucho. Murió en Buenos Aires en 1973.

Esta milonga pertenece a una obra musical, de escaso éxito, que lleva el mismo nombre y debió de estrenarse antes de 1925.  Sus autores: Daniel Montorio Fajó (música) y Mauricio Torres García (letra).  

Cuando acabé mi condena 
viví muy solo y perdido
ella se murió de pena y yo
que la causa he sido sé que murió siendo buena
ella se murió de pena y yo
que la causa he sido sé que murió siendo buena.

La enterraron por la tarde
a la hija de Juan Simón
y era Simón en el pueblo
y era Simón en el pueblo ¡ay!,
el único “enterraor”.

El mismo a su propia hija
al cementerio llevó
y el mismo cavó la fosa
y el mismo cavó la fosa murmurando una oración.
Y como en una mano llevaba la pala
y en el hombro el azadón
sus amigos le preguntan
y todos le preguntaban, ¡ay!
¿de dónde vienes, Juan Simón?

Soy “enterraor” y vengo
Soy “enterraror” y vengo
soy “enterraror” y vengo, ¡ay!
de enterrar mi corazón.
+++

(ligeras variantes)

La enterraron por la tarde
a la hija de Juan Simón
y era Simón en el pueblo
y era Simón en el pueblo ay,
el único “enterraor”.

En una mano llevaba la pala
Y en la otra el azadón.
Él mismo cavó la fosa
Y a su propia hija enterró.
La gente se preguntaba
¿de dónde vienes, Juan simón?

Soy “enterraor” y vengo
de enterrar mi corazón. 


http://www.youtube.com/watch?NR=1&feature=endscreen&v=Qs0mkNACtrQ   CANTA: ANGELILLO, en una escena de la película "La hija de Juan Simón" (1935).

12 comentarios:

Margari dijo...

Pues esta vez me has descubierto a un cantaor. No lo conocía. La canción sí me sonaba. Creo haberla escuchado en la voz de Antonio Molina...Y es que la discografía que tiene mi madre de Antonio Molina es amplia. Y recuerdo de chiquitita a mi madre haciendo todas las cositas de la casa y de fondo estas coplas que tanto le gustan. Y a ella cantándolas, que no lo hacía nada mal. Ya hace tiempo que no la escucho cantar...

Y me ha gustado la voz de este hombre. Mañana le preguntaré a mi madre si le suena y se la pongo. A ver qué me dice.

Besotes!!!

KONCHA MORALES dijo...

Tenía una voz extraordinaria, lo que pasó es que como era "el enemigo" pues después de la guerra dejó de ser primera figura. La copla, como bien dices, la popularizó luego Antonio Molina. En mi casa siempre se ha hablado de Angelillo, no solo por ser de Vallekas, sino porque mi padre era un gran admirador suyo. A lo mejor digo una barbaridad, pero a mí me lo recuerda mucho Miguel Poveda, ¡casi na! Un beso.

ROMÁN dijo...

¡Olé la Vallekas coplera! Por cierto, acabo de ver al primo de Kafeto. ¡Qué guapo está!
¡Muases vallekanos!

LA VIEJA ENCINA dijo...

Al escucharla, me han venido a la memoria algunos recuerdos, aunque algo confusos, en casa de mi tia que le ocurria lo mismo que a la madre de Margari, y recuerdo otra que decia algo asi:"me duelen los ojos de mirar sin verte, reniego de mi"o algo parecido, que me gustaba mucho. Gracias Koncha, has conseguido traerme recuerdos bonitos de mi niñez, besos.

KONCHA MORALES dijo...

¡Ay, hermano, en qué compromisos te pongo! Pero bien airoso que sales, jeje. Sí que está guapo el Asterixco... y ya tenía yo ganas de presentarlo en sociedad. Muases.

Pedro Luis López Pérez dijo...

No lo conocía, aunque, creo, que su canción si. Una gran letra llena de tristeza por alguien bueno que murió, dejando tristeza en su amado y en su padre que la enterró. Verdaderamente buena.
El Primo de Kafeto tiene cara de "Pintas" y travieso...Menos mal que tenemos a Kafeto que es todo un "padrazo" para que madure...¡Ah!¿Que no quieres meterte en estos lios? Bueno,aunque sea un poco hiperactivo ya sabes...paciencia y y ya verás como lo dominas.
Hoy te veo un poco exhausto...¿Será por el Travieso Primo?
Un abrazo y una caricia-masaje para ti, Kafeto, porque te veo muy estresado.

KONCHA MORALES dijo...

"...Que tienen la culpa de tu mala suerte/mis rosas de abril... ¡Ay, pena, penita, pena...!" Si los recuerdos son bonitos, me alegro de haber elegido esta canción. Bsazo!

KONCHA MORALES dijo...

Travieso es poco, Pedro. Al pobre Kafeto le trae de cabeza su primo y, sí, efectivamente, suele terminar desparramadito encima de alguna mesa, lo más lejos posible del suelo porque las persecuciones por toda la casa, carrera va y carrera viene lo dejan para el arrastre. Bsazo, ladrido y ronroneo.

Pablo García Fernández dijo...

No soy demasiado "coplero" pero Miguel de Molina me ha parecido siempre un personaje muy atrayente además de un magnífico interprete. Si vida fué interesantísima. Hace algún tiempo vimos una exposición sobre él en la que se mostraban algunos de sus trajes y escenografías realizadas por él mismo. Me gustó mucho.

Os adjunto enlace a la página de su fundación.
http://www.fundacionmigueldemolina.org/

Paloma dijo...

No soy yo muy coplera, la verdad, y esta en concreto no me suena pero ¿quién no lleva enterrada en una esquina de la memoria alguna copla con el aroma de la casa de la abuela o de la propia escuchadas en la radio mientras se hacían las faenas de la casa?
No conocía la historia de Angelillo. De Vallecas tenía que ser y republicano. Merece el pequeño homenaje que le brinda tu entrada y que pasemos un ratillo oyéndole cantar.
Besos

Liliana G. dijo...

Aquí, en Buenos Aires, Angelillo ha sido una figura indiscutible. Mi tía (hoy de 90 años) aún le recuerda con devoción. Lo acabo de escuchar y realmente me emocionó.
Mil gracias, Koncha, por traerlo desde el recuerdo.

Un beso muy grande.

KONCHA MORALES dijo...

Pablo, si me dan a elegir, por la voz, me quedo con Angelillo, más cantaor de flamenco que coplero; Miguel de Molina tuvo un repertorio más amplio y popular, además, contó con la inestimable colaboración de Rafael de León (al que habrá que traer a este blog en otro momento) poeta de coplas inmortales.

Paloma, estaré encantada mañana de alegrarte la sobremesa con alguna coplilla del vallekano Angelillo, jajajá.

Liliana, me da mucha alegría lo que me cuentas. Como en tantas otras cosas, Madrid y Buenos Aires hermanadas en la pasión por un artista. Un gran beso para tu tía... y BESAZOS A LOS TRES.